Ventajas

You are here:

Ventajas

Excelente protección del acero contra la corrosión

Protección por efecto barrera


Aisla el acero del medio ambiente agresivo.

Protección catódica o de sacrificio


El zinc se irá consumiendo lentamente para proporcionarle protección. Mientras exista recubrimiento de zinc sobre la superficie del acero, éste no sufrirá ataque corrosivo alguno.

Restauración de zonas desnudas


Los productos de corrosión del zinc son insolubles, compactos y adherentes, taponan las pequeñas discontinuidades que puedan producirse en el recubrimiento por daños mecánicos.

Durabilidad


Muchos años de experiencia en la utilización del acero galvanizado en caliente en todo el mundo, han permitido conocer con bastante exactitud la duración de la protección que proporcionan a los productos y artículos de hierro y acero. En principio, y como regla general, se acepta que la duración de la protección que proporcionan los recubrimientos galvanizados, en un ambiente determinado, es directamente proporcional la espesor de los mismos.
Esta duración puede estimarse con bastante aproximación tomando como guía los valores medios de pérdidas anuales de masa o de espesor que experimentan estos recubrimientos y que se recogen en la norma internacional ISO 9223 para determinados ambientes típicos.

IMAGENES – IMAGENES

Mantenimiento innecesario


La elevada protección que proporciona este sistema, que supera frecuentemente la vida en servicio prevista para las instalaciones, hace innecesario, en la mayoría de los casos el mantenimiento.

Economía


Este recubrimiento es el más económico de todos los conocidos a largo plazo de las construcciones metálicas fabricadas con acero, que incluso en mucho de los casos el costo inicial es inferior al de otras aplicaciones.

Versatilidad


Este sistema de revestimiento tiene gran versatilidad de aplicación, ya que la gama de productos que se pueden galvanizar es muy amplia, sirve tanto para la protección de piezas pequeñas como herrajes, piezas de hierro colado o tornillos, hasta tubos o piezas estructurales de gran tamaño.

Fácil de soldar


Los diferentes elementos que constituyen los cuerpos soldados pueden unirse mediante los mismos métodos de soldadura que se utilizan normalmente para el acero en negro. Sólo hay que adecuar la técnica operatoria y los parámetros de soldeo a las condiciones particulares del material galvanizado. Las zonas de recubrimiento quemadas por efectos del calor se pueden restaurar fácilmente mediante pinturas ricas en zinc.

Fácil de pintar